ECONOMÍA DEL PALEOLÍTICO

UNIVERSIDAD

Economía paleolítica

Por Ramon Montanyà i Maluquer

UNED, La Seu d´Urgell

Enero 2003

Es depredatoria. Se toma de la naturaleza un alimento que luego no se recrea.

Lo que pasa es que la actuación de los homínidos es mínima y plenamente ecológica por tanto. No tienen una tecnología agresiva. Forman parte natural del biosistema en que se encuentran.

Igual que los otros animales depredadores, como el oso ( “ursus speleus” ) o el “machairodus” ( tigre dientes de sable ) . Y esto dura todo el Paleolítico, mucho tiempo.

Son nómadas durante todo este tiempo; y por tanto no destruyen el territorio con construcciones, lo más que llegan a hacer son cabañas perfectamente adaptadas al lugar, tanto por materiales con que se construyen, como por el tamaño.

Al no ser grupos muy numerosos ( quizás de unos 30-50 individuos ? ) su vida debía estar marcada por el problema de la subsistencia. Debían estar siempre, la mayor parte de su tiempo, pensando en qué comerían y cuándo.

Para nosotros es fácil imaginar que cazaban mamuts, etc. Pero en realidad lo que cazarían más a menudo serían insectos diversos y todo tipo de pequeños animales. Seguramente, cualquier proteina sería tenida en cuenta.

Cazaban, recolectaban frutos silvestres, pescaban si vivían cerca de un río, lago o del mar.

Mucho de lo que sabemos o creemos saber, es por deducción y por comparación con los llamados pueblos primitivos actuales, con los que hemos podido contactar directamente y que nos han explicado como es su vida, sus costumbres, sus creencias, su manera de ver la vida en definitiva.

Se piensa que diferentes grupos, ante los mismos problemas, actuarían de modo semejante; pero esto puede ser cierto solo hasta un punto diferenciador en el que la norma ya no es válida. Tengámoslo en cuenta.

Sobre esto, véanse autores como Margaret Mead y Malinowsky.

Porque lo que tenemos de los habitantes del Paleolítico son:

  1. Sus restos físicos, no siempre completos.
  2. Restos de su cultura material: Tumbas de algunos de ellos ( desde el Paleolítico Medio o, si consideramos los últimos datos de Atapuerca, quizás desde antes ) . Muestras de arte, etc.
  3. Restos de los animales que se comían ( en los rincones de sus cabañas, desde el Paleolítico Medio ) .

Pero nos falta toda la información directa sobre su vida anímica, espiritual.

Por tanto, por más que los comparemos con unos pueblos que en el siglo XX vivían de una forma parecida, que en algunas ocasiones aún no sabían cultivar la tierra ni tenían ganado, podemos fallar.

Problema: Delante de una cierta situación, un grupo humano X puede adoptar una solución. En otra ocasión y lugar, otro grupo humano Y puede adoptar, bien la misma solución, o bien otra solución diferente.

Es un problema por tanto no resuelto.

Una cosa es evidente y es que si esos pueblos paleolíticos a los que tan a menudo insultamos llamándolos hombres primitivos no hubieran sido gente inteligente, no habrían progresado como lo hicieron. Pruebas tangibles de esa inteligencia y de sus progresos son, por ejemplo, sus tumbas.

Desde el Paleolítico Medio ( según hemos comentado más arriba, quizás antes ) el que enterrasen a sus muertos nos indica la existencia de una religión. Seguramente antes ya hubo creencias ( desde el principio seguramente ) pero es el enterramiento el que nos demuestra que hay una creencia.

Las primeras religiones eran del tipo que denominamos cosmogónicas: Todo aquello que aquella gente no entendía, que seguramente le preocupaba o que directamente le daba miedo, era convertido en divinidad; el sol, la luna, las estrellas, el viento, la lluvia, una montaña con un volcán, un animal depredador, un río, etc., etc.

Es decir, elementos que no dominaban ; y entonces, para conjurar el posible peligro que para ellos podía suponer, los convertían en dioses ( teogonía ), se inventaban una historia referente a esos dioses ( mitología, dogma ) y además inventaban unas oraciones- ritos-magia ) para hacerse amigos de esos dioses.

Y eran, claro, politeístas. Las religiones monoteístas, muy posteriores, son en realidad (para algunos ) una síntesis de las primitivas. Esas síntesis comportaban comprimir muchos dioses en uno solo.

Ejemplo, el cristianismo: Un dios, que son tres. Además, un santoral, donde caben muchos dioses de religiones más antiguas. Y si no hay suficiente, se añaden los beatos ( diferentes categorías de dioses se hallan en las religiones más antiguas ) .

Como ya hemos comentado, según parece, en Atapuerca han hallado algún enterramiento que sus descubridores fechan en el Paleolítico Inferior ? Habrá que esperar que futuros hallazgos confirmen esta noticia, que haría más antigua esta práctica de lo que hasta ahora pensábamos.

Conviene considerar que hablamos de tumbas con ajuar funerario, lo único que con toda certeza no deja lugar a dudas sobre la creencia en una vida de ultratumba. Si se tratase sólo de preservar el cuerpo de los difuntos de las alimañas, parece que en principio no pondrían ningún tipo de ajuar en el enterramiento.

Otro tema es que hay que tener en cuenta que para esta gente cualquier proteina era imprescindible; además ¿Quién nos dice que no se comían a sus difuntos? Y si al principio lo hacían, ¿ Hasta cuando duró esta práctica? ¿Cuándo el canibalismo empezó a ser considerado algo negativo? Algunos primitivos actuales aún lo practican esporádicamente.

Seguramente algún tipo de religión movió a hacer este cambio, ignoramos cuándo y porqué. Quizás ya en el Neolítico, al haber excedentes alimenticios, la antigua necesidad de aprovecharlo todo dejó de ser tan acuciante y entonces pudo surgir la nueva idea de no alimentarse con los cuerpos de los difuntos del grupo. Pero muchos pueblos protohistóricos ( y de la época moderna también-indios de las praderas americanas ) siguieron considerando, por ejemplo, que si comían parte o todo el cuerpo del enemigo que acababan de matar, tomarían toda su fuerza, etc.

Incluso los “civilizados” homo sapiens de la cultura occidental del siglo XX, cuando se han visto apurados, han practicado el canibalismo sin ningún problema, para sobrevivir cuando, por ejemplo, se encontraban náufragos y no tenían otro alimento a mano: en tales casos se comieron los unos a los otros como buenos hermanos y ¡Listos! Y aquí paz y después gloria.

SSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

A %d blogueros les gusta esto: