SOBRE EL MUNDO ROMANO 4

Hoy hablaremos de un arquitecto romano que vivio en Roma entre el siglo antes y el siglo después de Cristo: Vitrubio.

¿Queréis aprender arquitectura de un modo ameno? En el manual vitruviano aprenderéis a construir cualquier cosa, al menos en teoría. Desde una teja hasta un acueducto, pasando por todo tipo de construcciones.

Conocía el petróleo, que en algunos sitios afloraba en forma de pestilentes charcas. Los griegos también y lo usaban para encender sus lucernas. Esto nos lo cuenta el mismo Vitrubio, a quien no se le caen los anillos por explicar que muchas cosas que sabe las ha aprendido de otros. Que no lo ha inventado él solo.

¿Llevar agua a la ciudad? Ningún problema, para eso estaban los acueductos. Este autor explica que hay que calcular bien la inclinación para que, por gravedad, el agua avance en el sentido deseado, para que no se estanque, y para que no se embale y reviente la conducción.

En las ciudades romanas había agua corriente, fuentes públicas, tomas de agua para los bomberos, alcantarillas. La Cloaca Maxima de Roma era muy grande.

Las tiendas, las llamadas tabernae, ponían su anuncio en la puerta, para que se viera qué tipo de comercio se realizaba allí. En realidad era una gente que tenia una forma de vida muy parecida a la nuestra. Hasta hace cien años se puede decir que además no se había avanzado gran cosa, al contrario.

En Roma, en los barrios populares, las casas tenían hasta cuatro pisos de altura. Y muchos de estos pisos eran alquilados, como ahora. Solo los grandes patricios, los ricachos, vivían en lujosas mansiones de centenares de metros cuadrados.

SOBRE EL MUNDO ROMANO 3

Todo lo griego vestia, daba clase, postín, era signo de riqueza y quien seguía esta regla de oro tenia el éxito social asegurado entre sus conocidos.

Copiaron muchas cosas del mundo heleno, como la religión, por ejemplo. Les pusieron nombres romanos a las divinidades griegas y las “romanizaron”. Tan incrédulos eran los griegos como los romanos, pero se parecían en el gusto por la tramoya religiosa. Eran partidarios de las grandes ceremonias, con intervención de sacrificios animales. Y también eran muy aficionados a los augurios, buenos y malos.

Si un pájaro de mal agüero se cruzaba en su camino, suspendian la ceremonia correspondiente y esperaban a que los vaticinios fueran más favorables.

Según las crónicas de la muerte de Julio Cesar, el día en que murio hubo ciertos indicios de mal augurio, a los que no se hizo caso.

SOBRE EL MUNDO ROMANO (2 )

El primer gran fracaso conquistador de los romanos lo tuvieron con los etruscos. A este pueblo, que incluso les dio reyes en sus principios, como los Tarquinios, los romanos acabaron destruyéndolo, aniquilándolo. Y con ello perdieron grandes dosis de cultura y civilización. Los romanos desarrollaron un espíritu muy machista, que hemos heredado modernamente en casi todo el planeta.

Pero esa lección etrusca la aprendieron y en adelante fueron un pueblo práctico que aprendio a controlar sus ansias de poder, no destruyendo a los pueblos que conquistaba. Lo que hacía era someterlos y hacer que pagaran unos tributos.

Normalmente dejaban que siguieran con sus usos y costumbres, e incluso adoptaban éstas muchas veces, como las formas religiosas. Grecia era un pueblo mucho más avanzado culturalmente que Roma y cuando fue conquistada, se convirtio en la fuente cultural y artística de los romanos. Los patricios, la clase dirigente romana, tomaba como profesores de sus hijos a esclavos griegos, porque eran los que más sabían de muchas cosas.

Las estatuas griegas delsiglo  V-IV a.C. fueron transportadas a Italia y las que no, fueron copiadas sistemáticamente entre la segunda mitad del siglo I y el II. Estaban de moda y los patricios adornaban sus jardines con esas estatuas.

SOBRE EL MUNDO ROMANO ( 1 )

Era un pueblo que a lo largo de su existencia evolucionó y llegó a un momento de màximo nivel, para luego ir bajando. Eso le ha ocurrido a todos los que han existido y les pasará lo mismo a los que vengan. Es ley de vida. Todo movimiento, cultura, arte, etc., etc, tiene un inicio ascendente y cuando llega a su cénit sucumbe, empieza a bajar hasta que normalmente desaparece, siendo absorbido por otra circunstancia, moda, pueblo, o etc., etc., da igual.

En este apartado quiero comentar algunos de sus hechos más destacados, como por ejemplo que en el principio de su historia, los que fundaron la ciudad de Roma parece que eran etruscos, no romanos precisamente.

Hablar de la historia de Roma y no hablar de los etruscos es como tejer un jersey sin lana. Conviene hablar de ese pueblo tan moderno que llegó de alguna parte, no se sabe de donde y se instaló en esa zona que se llamó Etruria, por ellos.

Una gente mucho más civilizada que los italos y que cualquiera de los pueblos que habitaban el Lacio, la región donde se fundaría Roma. Un pueblo en el que la mujer y el hombre jugaban idéntico papel social, sin machismo ni nada parecido. Vemos, por ejemplo, en sus esculturas y en sus pinturas, como la fémina aparece en idéntico plano de igualdad que el hombre. Por tanto, no es un matriarcado tampoco, sino que se trata de una sociedad igualitaria, justa; más que la actual, que presume de serlo pero de hecho no lo es, porque las mujeres cobran menos dinero por el mismo trabajo que los hombres. La única excepción en esto es la Administración: las funcionarias cobran el mismo sueldo que los funcionarios. Pero en la empresa privada se mantiene ese machismo feroz que se niega a avanzar.

SEGUIRÁ

EL SARCÓFAGO GILABERTUS, UN MISTERIO MEDIEVAL

2: El sarcófago Gilabertus:

Tiene una decoración esculpida con motivos figurados, geométricos y vegetales, como tantos otros.

Lo que hace singular este objeto es que lleva un nombre: GILABERTUS.

Y surge aquí la pregunta: ¿Quién era Gilabertus? ¿Por qué lo enterraron en la iglesia del Castell de Sant Pere de Ponts? Y además, ¿dentro, no fuera?

Hablaremos de ello en próximos capítulos de esta miniserie.

SSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

El sarcófago de Gilabertus, un misterio medieval

1: Un hallazgo misterioso

Hola, estoy en el Castell de Sant Pere de Ponts. En su iglesia, románico lombarda, también denominada de Sant Pere, se halló en los años setenta un sarcófago escondido en su interior.

Estaba colocado por debajo de las losas que cubrían el suelo. Tiene una cubierta a doble vertiente, de la que solo resta un fragmento (en la foto, el de la izquierda).

SEGUIRÁ